¿Cómo tener una buena salud financiera?

Enviado el Lun, 03/02/2020 - 20:30
Descubre cómo una buena salud financiera te ayuda a conseguir préstamos personales

Para tener una buena salud financiera debes planificar tus gastos mensuales según los ingresos que percibes.  Por ejemplo: María Donoso, tiene un ingreso mensual de 2000 euros. El 60 % de sus ingresos va destinado a gastos en comida, pasajes, pago de servicios y pago de deudas.  El 30 % destina en diversión y el 10 % va a su cuenta de ahorros.

¿Qué es la salud financiera?

La salud financiera es tener los gastos e ingresos equilibrados. Además tener ahorros mensuales fijos. Tener una buena salud financiera  evita las deudas con las tarjetas de crédito

¿Cuál es la ventaja de tener una buena salud financiera?

Tienes mayor posibilidad para acceder a un préstamo personal, préstamo hipotecario, préstamo rápido o tarjetas de crédito. Además sumas un buen historial crediticio a lo largo de tu vida. Si se te ocurre alguna idea que requiere una inversión grande para emprender un negocio, el trámite del préstamo personal será rápido.

¿Qué funciones cumplen los hábitos de salud financiera?

Las principales funciones que cumple la salud financiera son:

  • Tranquilidad en el hogar y en la vida diaria individual
  • Evitas el estrés o las preocupaciones por las deudas
  • Gozas de tus ingresos sin preocuparte 
  • Tienes la oportunidad para solicitar un préstamo personal en cualquier momento y pagar con la misma tranquilidad como buen administrador de tus ingresos.

Descubre cómo una buena salud financiera te ayuda a conseguir préstamos personales

Se dice que una persona que tiene un trabajo estable, está al día en sus pagos, no mantiene deudas innecesarias, cumple con su presupuesto y mantiene un buen nivel de ahorros, ¡es un tipazo! Pero para los expertos en el manejo del dinero esto se conoce con otro nombre: gozar de buena salud financiera.

La salud financiera hace relación a una serie de factores que identifican a una persona como un buen cliente, como un pagador estable y alguien que puede endeudarse responsablemente. Es decir, si esta persona solicita algún tipo de financiamiento, está en condiciones de devolver el dinero prestado.

Pero ¿qué tiene que ver todo esto con pedir un préstamo personal? Las entidades financieras evalúan si el solicitante o interesado en el crédito está en condiciones de pagar el dinero o por el contrario, si representa un riesgo innecesario. El banco quiere estar seguro de que le devolverán lo que está prestando. Una forma de garantizar que el préstamo que solicites te sea otorgado es buscando una buena salud financiera.

Las claves para obtenerla

Fortalecer tu capacidad de ahorro
Si eres de los que mes a mes gasta hasta el último centavo de lo que recibe, es el primer indicio de algunos problemitas de salud financiera. La capacidad de ahorro es muy importante, porque quiere decir que sigues un presupuesto y que has logrado guardar un monto de dinero para pensar en el futuro.

Pagar tus deudas a tiempo
Otro indicador tiene que ver con pagar tus deudas antes de su vencimiento. Si todos los meses tienes que pagar comisiones y penalidades por demoras, hay algo que no está funcionando. Quienes tienen una correcta salud financiera reconocen la importancia de cumplir con sus obligaciones crediticias y pagar el monto establecido para el mes. No pagar un recibo a tiempo puede hacerte aparecer en ASNEF, que es un fichero de morosidad que consultan todas las entidades.

Aprender a invertir
¿Ya sabes todos los beneficios que generan las inversiones? Aprender a invertir es un indicador muy poderoso de que gozas de salud financiera, pues muestra que no solo aprecias el ahorro, sino que también te interesa hacer crecer tu dinero. Además, denota responsabilidad en el manejo de tus recursos.

Tener una buena distribución de tu sueldo
Manejar un presupuesto y mantener tus gastos organizados es básico para darle un buen uso a tus ingresos y ser considerado un buen cliente. Los expertos recomiendan que no dediques más del 40% de tu sueldo al pago de deudas (créditos, tarjetas, entre otros). Si respetas estos porcentajes, mantendrás un nivel bajo de endeudamiento y no pondrás en peligro tus obligaciones.

No tener demasiadas deudas activas
Si tienes tres, cuatro, cinco o más tarjetas de crédito y las utilizas todas, estás aumentando tu exposición al riesgo. Esta es la suma de todas las líneas de crédito de tus tarjetas, y demuestra cuán expuesto estás a endeudarte, lo que no es un indicador positivo para las entidades financieras.

Si tomas en cuenta estos puntos, podrás empezar a construir una salud financiera ideal, lo que te permitirá tener más posibilidades de solicitar un préstamo personal y obtenerlo. Recuerda que entre las razones para negar un préstamo se encuentra que la persona sea percibida como un riesgo por tener un historial crediticio negativo. Además, también puede influir el no contar con capacidad de endeudamiento; es decir, no estás en la capacidad de afrontar un nuevo préstamo porque tus ingresos ya están comprometidos en el pago de tus obligaciones.

Además de cuidar tu salud financiera, algunas medidas que puedes tomar para aumentar las posibilidades de que te aprueben el préstamo que solicitas, son las siguientes:

1. No pedir más de lo que puedes pagar
2. Mantener los saldos de tus tarjetas limpios
3. Presentar los documentos completos
4. No solicitar más de un crédito a la vez
5. Asegurarte de haber cancelado tus deudas

Ya lo sabes, toma estos consejos en cuenta para acceder al financiamiento que necesitas. No olvides que, para escoger a la entidad financiera correcta, puedes comparar las opciones utilizando el comparador de préstamos personales de Comparabien España.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.